Cirugía mamaria

Después de tomar una decisión tan importante como operarte del pecho, es normal que estés preocupada por tu postoperatorio, y que los más mínimos cambios se vivan como una situación de estrés. La idea de esta entrada del blog es que te familiarices con los síntomas normales y anormales de un postoperatorio de cirugía mamaria, para que estés más tranquila y sepas identificar y distinguir “lo malo de lo bueno”. También hemos incluido las recomendaciones postoperatorias habituales, porque aunque se te comentarán ampliamente en la consulta, nunca está de más que puedas releerlas.

Síntomas normales que no deben preocuparte en caso de que aparezcan:

  • Tras una cirugía mamaria es normal que te duela, y más al movilizar los brazos o intentar coger algo que quede por encima de tu cabeza. Lo habitual es que el dolor sea leve en caso de implantes subglandulares y moderado en caso de que sean subpectorales. En la mayoría de los casos el dolor cederá a los 3-4 días, y siempre lo podrás controlar con analgésicos orales.
  • Ardor, inflamación e hinchazón. La manipulación quirúrgica y el aumento de volumen son los grandes responsables de que se inflame la zona intervenida. Con reposo, antiinflamatorios y frío local podrás disminuir las molestias, que de todas formas, cederán espontáneamente tras la primera semana postoperatoria.
  • Pinchazos y molestias en los laterales del tórax. El despegamiento muscular explica esta rara y molesta sensación. A medida que los músculos se vayan relajando y adaptando al implante, irán cediendo.
  • Febrícula. Debido a la movilización y reabsorción de hematomas de pequeño tamaño, es normal que tengas unas “décimas” por la tarde. No te preocupes. Con un antitérmico como el Paracetamol te encontrarás mucho mejor. 

Síntomas anormales que sí deben preocuparte:

  • Dolor muy intenso. Molestias muy importantes y que no ceden con los analgésicos pautados. En ese caso, túmbate, aflójate algo el sujetador, y contacta con el número de urgencias que te hemos facilitado para que el doctor pueda valorar la situación.
  • Ardor fuerte o inflamación evidente. Tanto si es de una o de ambas mamas, una tumefacción muy importante puede ser el primer síntoma de un hematoma o un seroma.
  • Dolores articulares con inflamación y dolor.
  • Fiebre de más de 38ºC y síntomas de infección. Malestar general, dolores pulsátiles intensos, fiebre alta mantenida. Si estos síntomas no ceden con la medicación habitual que te ha pautado el Dr. Bonastre, debes ser valorada por el doctor para descartar una infección del implante o de la mama.

Qué hay, y qué no hay que hacer en un postoperatorio de cirugía mamaria:

  • Aunque todo haya ido perfecto, es normal que estés cansada, ya que pasar por quirófano es un estímulo muy estresante para nuestro cuerpo, y tarda unos días en recuperarse. Descansa lo máximo posible, “deja que te mimen” y te recuperarás más fácilmente.
  • Nada de ejercicio físico con los brazos. Sobre todo si llevas implantes submusculares. Es fundamental que no fuerces brazos ni pectorales hasta pasado el mes de la cirugía. Piensa que el implante está justo debajo del músculo, y si éste se mueve o contrae, puede mover la prótesis y alterar el resultado final. No deberías coger pesos superiores a 1 kilo. Todo esto también es aplicable a conducir el coche, al fin y al cabo, girar el volante supone un esfuerzo importante para nuestros músculos pectorales.
  • Dormir boca arriba. Aunque es imposible obligarte a cambiar tus hábitos, durante el primer mes tras la intervención deberías dormir boca arriba. Así no desplazarás los implantes por la noche, y tanto el bolsillo como la cápsula se formarán exactamente donde ha puesto el doctor los implantes.
  • Medicación. Por supuesto debes tomar toda la medicación que te mande el doctor en tu informe de alta. Mientras estés medicada, deberías evitar el alcohol y el tabaco. Evita tomar ácido acetil salicílico (aspirina), así como derivados de la vitamina E y la soja sin consultar con el doctor, ya que pueden afectar a tu coagulación.
  • Sujetador y banda. Sabemos que no os gustan (sobre todo la banda), pero estas dos prendas postoperatorias son las mejores aliadas de un buen resultado final. Deberás llevar ambas durante todo el día, sólo quitándotelas para la ducha diaria. Para que lo veas claro, si te operas de la mano y te ponen un yeso no se te ocurre ir quitándotelo ¿verdad? Pues has de hacerte a la idea de que el sujetador es el “yeso” para las mamas.
  • Deberías evitar la exposición solar en la cicatriz durante 6 meses. Lo más sencillo es que si vas a la playa te la tapes con el bañador y te apliques crema de protección solar de factor total sobre ella.

Esperamos que con esta guía puedas afrontar con más tranquilidad tu postoperatorio, y que pueda solucionarte tus pequeñas dudas que no te acordaste de preguntar en consulta. De todas formas, no dudes en comentarle al doctor cualquier cosa que quieras saber al respecto, para que juntos podamos preparar el día de tu intervención de la mejor manera posible.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *